Contact Info     Call 24 Hours: 1.888.222.5847

La noticia y el derrumbe del sueño

Recuerdo que estaba acostada y empecé a sentir contracciones. Sabía que las contracciones son normales, pero éstas eran dolorosas. No se si fue intuición materna, pero inmediatamente me asusté y viajamos a Santiago terminando anticipadamente las vacaciones. Fui a la casa de mi mamá y le pregunte si ella se había sentido así alguna vez, luego de 5 hijos confiaba en que ella me calmaría y me diría que era normal. Las contracciones seguían y decidimos ir a la clínica. Ahí me vio la ginecóloga de urgencia y me encontró bien, me pidió algunos exámenes, pero siempre transmitiendo que estaba todo bien. Yo no me quería ir a la casa porque sabía que pasaba algo. En un momento la doctora me preguntó si era muy “nerviosa”, que quizás estaba preocupada como toda madre. Además pocos días antes había sido el terremoto en la zona centro (año 2010). Le contesté que ¡claro que estaba nerviosa! si sabía que algo pasaba. Me mandaron a la casa ya que no se veía nada extraño. No dormí nada en la noche, todo el día siguiente estuve con un dolor terrible en la espalda y ya con contracciones más seguidas y dolorosas. Decidimos volver a la clínica, me examinaron y ya estaba con algo de dilatación. Me hospitalizaron y ahí comenzaron una serie de exámenes y medicamentos. No sabían la causa y las contracciones seguían. Me dieron remedios varios por si acaso…Estuve así unas horas, hasta que por el dolor tuve que volver a llamar al doctor. Me examinó con el ecógrafo y esta vez no lo proyectó en la pantalla grande, así que solo él lo pudo ver. Con un tono suave me dijo “ Ya no hay nada que hacer”. Sabía que dado las semanas de gestación Pedro no viviría, no se intentaría nada.

Mire Sepúlveda

***

Vivíamos en Lima y yo quería que la Fernanda llegara. Gabriel estaba sorprendido con la noticia y cuando volvimos a Chile les contamos a nuestros papá y mamás. Fernanda ya tenía 9 semanas. En una ecografía con el doctor vimos que el corazón estaba bien y ella se movía, pero había algo raro en su guatita y Gabriel le pregunta al doctor que era eso. El doctor responde que es un exónfalo y que hay muchas guaguas que ahora nacen así y que es operable una vez que nace, de todas formas había que confirmar en la eco doppler de las 11 semanas.
Esa eco nos la hizo otro doctor, con más experiencia en estos temas, finalmente… alta probabilidad de una trisomía, quizás 18, quizás 13.
¿Qué es eso?, ¿qué le pasará a nuestra guagua?… vivirá poco tiempo después de nacer…

Andrea y Gabriel

***

Para ser sinceros ser padres no estaba en nuestros planes, ya llevábamos 2 años y medio de matrimonio y las preguntas de cuando crecería la familia eran bastante frecuentes, a pesar de esto, cuando supimos que Antonia existía fue hermoso, la mejor noticia. En adelante algunas ecografías mostraban que nuestra hija presentaba taquicardia fetal, lo cual nos preocupaba muchísimo, sin embargo todo lo demás se encontraba en rangos normales. Solo a las 26 semanas de embarazo, en una ecografía, nuestro medico después de un largo silencio y caras extrañas nos comenta que al parecer Antonia tenía “problemas” y para corroborarlo tendríamos que hacernos algunos exámenes complejos, fue la peor noticia que podríamos haber recibido, mientras el medico hablaba nosotros solo pensábamos en que esto no era verdad…

Denisse e Iván

***

“Ya habíamos pasado el miedo de los tres meses, ya se había “afirmado” así que llevamos un cd para grabarte, cuando la voz del doc se puso temblorosa, la cosa fue clara “no la vean más, este bebé no va a nacer, tiene un higroma quístico (…), lo siento mucho (…)”, no pude parar de llorar, necesitaba ir a un lugar donde esto no estaba pasando, me arrepentí de haber contado a mis papás del embarazo, empezamos a buscar en internet que era lo que había dicho el doc…(…)”.

Stefania, mamá de Trinidad

***

El hombre es un dios cuando sueña
y un mendigo cuando reflexiona
F. Hölderlin

Tuvimos la suerte de estar en buenas manos, aunque entonces no lo sabíamos, pues conocíamos muy poco al doctor que nos atendía. Rogelio, así se llama el ginecólogo obstetra que ahora es parte fundamental de nuestra historia, nos dijo muy sutilmente, mientras hacía la ecografía, que veía debilidades. Su tono fue calmo pero grave. Después de un rato, en que yo no estaba entendiendo nada, dijo la frase que siempre recuerdo y que tanto sentido me hizo para acoger con todo mi corazón a mi guagua: no es tanto el preguntarse “¿por qué a mí?”, sino “¿por qué a mí no?”.

Tras esa frase, comprendí que lo que se venía no sería fácil. Pero ella también me situó en un lugar real: no había nada especial en mí, que me hiciera infranqueable. La errónea idea de ser una súper-mujer, capaz de ir a todas sola, enfrentar grandes miedos y desafíos, superar penas y quiebres, se desvaneció rápidamente. El mundo ya no me pareció más ni conquistable, ni remediable; por más que yo me esforzara, el sueño de tener un hijo, a este hijo, mi pequeñísimo, caminando de mi mano despreocupado, nunca iba a ser posible… por mucho que yo hiciera.

Blanca

***

Al saber que el embarazo de Benito venía con problemas, lo primero que pensé fue que esto tenía que ser una equivocación médica en el diagnóstico. La negación fue parte de mi primera reacción. No cabía en mis pensamientos el asumir que algo así nos estaba ocurriendo; no nos merecíamos vivir algo tan doloroso.
Inicialmente, me cerré a que esto era definitivo y me enfoqué en intentar buscar otros diagnósticos y soluciones. No quería dejar que esta noticia destruyera el sueño de ser padre de Benito.

Daniel

Post Tagged with

One Response so far.

  1. veronica dijo:

    Buenas tardes,tengo 2 hijas fallecidas,ha sido largo este andar en este duelo interminable.
    Mi historia comienza asi,tenia 21 años y me dijeron que no podia tener hijos por falta de ovulos,infertilidad por genetica,despues de muchos años 9 diria yo y tratamientos miles,logre quedar embarazada demi hija Maria jesus,fue un embarazo complicado hasta que llegue a las 39 semanas,en la ultima ecografia salia doble circular en el cuello de mi hija, y segun el doctor que me atendia,alcanzaban a girar su cabeza para que no se afixiara en el momento del parto,despues de muchos pujos nacio mi hija morada ,y estaba asustada y feliz a la vez,y en un abrir y cerrar mis ojos,mi hija me dicen que nacio muerta porque se ahorco cn el cordon umbilical,,no podia creer tantos años tantos intentos,y que por una mala maniobra me quedaba sin mi añorada hja de esto han pasado 17 años de su partida,,,,,,.casi enloqueci de tanto dolor,ver su ropa su cuna ,nada habia que hacer ,despues volvi a quedar embarazada de mi trinidad quien hoy tiene 15 años,pasaron los años he intente un tercer embarazo quede sin tratamiento,y era otra mujer Paula,embarazo normal,hasta que llego la semana 4o se decidio una cesarea porque estaba podalica,y al momento del parto nacio hipotonica,morada sin movimientos voluntarios la anestesia le mato todo el sistema nervioso central,vivio 3 meses con ventilador mecanico,y hospital tras hospital buscando su mejoria la cual nunca llego,hoy tendria 8 años,,,una vez mas repetia la historia,,no podia creer porque ami,,,,,tengo hoy otro hijo de 5 años Agustin,
    Tengo 2 angeles que estan ami lado,hijas que partieron de esta tierra en tan temprana edad,hoy sufro en silencio,porque aprendi a vivir con este amargo dolor,pero debo confesar que en la vida no hay dolor mas grande que sepultar un hijo¡¡ este es mi testimonio en pocas palabras un abrazo bendiciones ¡¡

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

fourteen − 10 =