Contact Info     Call 24 Hours: 1.888.222.5847

Lo que no quiero que se repita con nadie

El desatino de las personas que no entienden este proceso y que sin estar informadas, son capaces de asegurar conocer “todo” acerca de estos casos y que “asesoran” de mala manera. Esto en departamentos de personal, isapres, clínicas, hospitales, etc.

Andrea y Gabriel

***

No queremos que a nadie se le niegue la posibilidad de elegir o decidir tanto en pequeños detalles como aspectos trascendentales.

Denisse e Iván

***

“No quiero que nunca más en Chile una mamá no tenga acceso a acompañamiento psicológico, a que reciba maltrato por parte del equipo de salud, que se sienta sola, que dependa de la buena voluntad del médico y que se trate sin dignidad a sus hijos y que estos no tengan derecho a un nombre, que no se nos obligue culturalmente al olvido o que se nos acuse de quedarnos “pegados” y que no hayan políticas públicas de atención, contención y condiciones para el parto de los hijos con enfermedades incompatibles con la vida, no quiero que se repita con nadie que no tenga el derecho de decidir…(…)”.

Stefania, mamá de Trinidad

***

 

La actitud fría y pragmática de la pediatra jefa de la maternidad donde nos atendimos me causó mucha angustia. Al ser mi primer hijo, yo no sabía lo que significaba un parto, menos una cesárea; me la describió como un proceso traumático, en el que yo no iba a tener ningún control sobre detalle alguno de la situación, dudando incluso de que yo pudiera sostener a Benito en brazos.

Con buena intención, ella trató de convencerme de que una vez nacido, les entregáramos vivo a Benito, para que le pudieran hacer los exámenes que determinarían su diagnóstico. Ante mi conmoción frente a esta posibilidad, me dijo “piensa qué querría Benito para ti”. El tema no era menor, pues de ese modo, podríamos descartar malformaciones letales en futuros hijos.

Me hizo dudar por unos minutos y sufrir esa duda, hasta el día de hoy. El solo hecho de pensar en haber accedido, hace que me desprecie. Afortunadamente desperté rápido: ¿Cómo yo le podría hacer eso a mi guagua? ¿Es humano dejar morir a un recién nacido bajo máquinas examinadoras?¿Acaso no hubiera respondido Benito, “quiero estar con mi mamá”?. Una vez nacido, con él en mis brazos, ella continuaba preguntando cada cierto tiempo: “¿me lo llevo ya?”. No pudo nunca entender la convicción de nuestra negativa.

Es tan fácil estar confundido y vulnerable en estas situaciones. Es tan fácil tomar malas decisiones, guiados por “expertos”, y arrepentirse luego toda la vida. Sueño con que las decisiones de qué hacer en estos casos, sean siempre realmente tomadas por los papás, lo más calmadamente posible.

Blanca

***

Enfrentar esta situación de embarazo inviable es el momento más difícil que me ha tocado vivir. Es por esta razón que recordar momentos en los cuales se generaron dificultades impuestas por terceros que aumentaron la dificultad de esta situación, es aún más complejo. Recuerdo con desilusión algunas situaciones que tuvieron que ver con protocolos mal diseñados en los centros médicos a los que asistimos. Asimismo, cuando no se contó con el apoyo y comprensión de familiares cercanos, o cuando los momentos de soledad y desesperanza hacían pensar que no podríamos superar esta difícil situación. Esos son los aspectos que me gustaría que cualquier persona pueda evitar o reducir durante este proceso.

Daniel

Post Tagged with

3 Responses so far.

  1. carolina paz dijo:

    Esperabamos a Emilia Trinidad (nuestra bolita) con todo el amor del mundo, todo iba en perfecto estado, se nos habian pasado todo los miedos de un embarazo a los 40 años y una perdida anterior, todo era lindo y bello, estabamos preparandonos para el baby shower, fue un 11 de octubre que te moviste como nunca, le comente a tu papa, esta bebita estuvo loca toda la mañana, durante el dia yo tenia mucho trabajo y te sentia moverte pero en menos intencidad, pero te movias, al dia siguiente cntinue con un dia laboral a full, en un momento me di cuenta que no te sentia, comi dulce, llegue a casa en la noche, tome leche pk siempre te movias cuando tomaba leche, pero nada, empeze a buscar tus latidos con un aparato que tengo para los latidos fetales y nada, me asuste y decidir ir a urgencia ya tenias 32 semanitas de gestacion, me acompaño tu hermanita ya quetu papa trabajaba, siempre pensando que estabas floja nada mas, cuando me atendio la matrona, tampoco encontro tus latidos y yo empeze a tener mucho miedo, hasta k me hacen una ecografia y el doctor me informa que tu ya no tienes latidos y se me derrumbo mi mundo, no lo podia creer, mi niña tan esperada se me habia ido, desde entonces fueron momentos de mucho sufrimiento y dolor.

  2. Patricia Muñoz Avila dijo:

    Hola :
    Yo sufrí la pérdida de mi hijo Nachito, el venía con una hernia diafragmatica, los médicos que me atendieron en el Hospital Luis Tisne no quisieron hacerme cesárea, siendo que mi genecobtetra que me atendia aquí en Chillán les envió una nota donde decía que yo era estrecha y debía ser cesárea, mi hijo nacio casi sin vida, me lo sacaron con forsep y me rajaron entera, no lo trasladaron en forma inmediata al Hospital Calvo Mackena, que era el paso a seguir después que naciera, el nacio 16:30 y lo trasladaron a las 00:00 y fallecio a las 00:50, y todo esto fue porque estaban en paro, yo comence con trabajo de parto a las 06:30 de la mañana tuve que cruzar todo Santiago en auto para llegar al hospital, yo me encontraba hospedada en la Comuna de Conchali , pedí una ambulancia y no me la mandaron.

    Vivi humillación por parte del equipo de salud por el hecho de venir de una comuna fuera de Santiago, los expertos que según ellos sabían que mi medicucho no sabia así se refirieron a el, y mi médico es más médico que todos ellos juntos.

    Gracias
    Queria contar mi historia esto me sucedio ya hace 10 años
    Espero no les moleste.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

19 + eight =