Contact Info     Call 24 Hours: 1.888.222.5847

Sobre Amparos   arrow

Origen y sentido

Amparos nace por iniciativa de papás y mamás que, habiendo pasado por la experiencia de esperar un “feto inviable”, sienten la necesidad de ayudar a otros en una situación similar y sueñan con una sociedad más compasiva y solidaria con las personas que pasan por trances tan difíciles.

La agrupación se propone acoger y acompañar a quienes pasen por la dolorosa vivencia de perder a un/a hijo/a durante el embarazo, el parto o a edad temprana, de manera de llenar un vacío existente, tanto en nuestro sistema de salud como en la sociedad en general: la comprensión de este problema como un asunto que requiere no solo de una atención adecuada en términos físicos, sanitarios y técnicos, sino también de un buen y digno trato, que repare en la situación emocional de los padres.

El objetivo primero de Amparos es, por tanto, convertirse en un grupo de apoyo a papás y mamás que enfrentan a la noticia de que su guagua no podrá vivir, o bien están ya pasando por el duelo de su muerte, ofreciéndoles un espacio de escucha, acompañamiento y contención, además de algunos consejos prácticos para poder atravesar por estos críticos momentos.

Un segundo propósito que nos mueve, es aportar con nuestras ideas y experiencias a distintas esferas y ámbitos sociales y de salud, con el fin de que los afectados por este tipo de pérdidas, reciban un trato humano, acorde al que toca vivir y al cual se deberán sobreponer.

Principios que nos guían

  •  Pluralismo y respeto por la historia particular de cada persona que recurra a Amparos; por sus creencias y forma de pensar, evitando expresamente intentar convencer o adoctrinar respecto a cualquier concepción específica del bien
  •  Apertura para acoger a toda persona, sin importar su origen, religión, procedencia, edad, condición civil, u otra característica personal, siguiendo los principios de la no discriminación
  •  Libertad de acción y opinión, independientemente de la procedencia de los aportes económicos recibidos y por recibir
  • Espíritu de equidad, ofreciendo nuestra ayuda tanto al sector privado como al público
  • Confidencialidad, protegiendo tanto la identidad como la historia de quien recurre a nosotros
  • Voluntariedad de quien nos busca, en la convicción de que sólo quien lo haga libremente, sin imposición alguna, podrá obtener verdaderamente algún beneficio de nuestra fundación
  • Horizontalidad en la relación con nuestros/as acompañados/as, estando conscientes de que nuestro apoyo consiste en compartir nuestra experiencia como papás y mamás que han vivido la pérdida de su bebé, con otros papás y mamás que pasen por algo similar. No somos ni queremos ser, o sustituir, ningún tipo de ayuda profesional de carácter sicológica o terapéutica.

 

Declaración respecto a la regularización del aborto:

Considerando la discusión política actual sobre la despenalización del aborto en tres causales específicas, Amparos considera que es imposible crear una organización vinculada a la inviabilidad fetal y al mismo tiempo restarse de este debate.

 

Amparos respeta todas las opciones, opiniones y creencias al respecto pues su objetivo no es convencer, persuadir y menos enjuiciar a quienes viven los diagnósticos de inviabilidad fetal y tienen dudas acerca de continuar con el embarazo, sino que acoger, escuchar y ofrecer nuestras propias experiencias de vida como testimonio de sobrevivencia; si bien nuestro trabajo muchas veces da como resultado indirecto que algunas familias no opten por el aborto, no es una organización que tenga como objetivo prevenirlo.

 

Todos los fundadores de Amparos vivimos nuestros embarazos hasta su término natural y consideramos el aborto como una alternativa a la que ojalá nunca se optara. Tenemos la satisfacción de haber respetado el ciclo natural de este proceso -algunas de nuestras guaguas murieron durante el período de gestación y otras a las pocas horas de nacidas-, y tenemos la convicción de que esa fue la mejor forma de vivir esta tragedia. Sin embargo, también estamos conscientes de que el camino no fue fácil, y que es posible que otras mujeres -o éstas y sus familias-, no se sientan capaces de vivir esta experiencia.

 

De ahí que nuestra labor se concentre en acompañar a todo el que nos busque, independiente de sus decisiones, otorgándole un espacio de contención, compañía y libre reflexión.

 

 Grupo fundador de Amparos

22 de diciembre 2014